Sábado 30.ago.2014

Descubren fósil de rana enorme que convivió con dinosaurios

El batracio pesa 4.54 kilos y mide 40.6 centímetros

Lunes 18 de Febrero de 2008

 Universal

Washington, EU

Una rana más grande que un balón de básquetbol y provista de un caparazón grueso y dientes vivió entre los dinosaurios hace millones de años.
La imagen de la rana gigante es tan atemorizante que los científicos que desenterraron sus fósiles la calificaron como Belcebufo, o Rana demonio.

Pero su dimensión --4.54 kilos (10 libras) de peso y 40.6 centímetros (16 pulgadas) de largo-- no es la única curiosidad. Los investigadores descubrieron los huesos de la criatura en Madagascar. Además, parece un pariente cercano de las ranas que viven actualmente al otro lado del mundo en América del Sur, lo cual pone en tela de juicio varias hipótesis sobre la geografía antigua del planeta.

El hallazgo, dirigido por el paleontólogo David Krause de la Universidad de Nueva York en Stony Brook, fue publicado el lunes por la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

'Esta rana, si tiene los mismos hábitos que sus parientes actuales en Sudamérica, era muy voraz', señaló Krause. 'Incluso es posible que haya podido dar cuenta de dinosaurios en incubación'.

Krause empezó en 1993 a encontrar fragmentos óseos de rana inusitadamente largos en Madagascar, frente a la costa de Africa. Los huesos datan del periodo del Cretácico tardío, hace unos 70 millones de años, en una zona donde Krause hallaba también fósiles de dinosaurios y cocodrilos. Pero hasta poco los restos comenzaron a encajar y dar forma a la criatura.

La rana viva más grande, que se encuentra en Africa occidental y es conocida como Goliat, puede pesar 3,18 kilos (siete libras) . Pero especialistas del Colegio Universitario de Londres determinaron a pedido de Krause que Belcebufo no está emparentado con las ranas africanas. Parece más bien pariente de un tipo de ranas cornutas sudamericanas, que son populares como mascotas y tienen el nombre científico de Ceratrophys.

Al igual que esas ranas actuales, la Belcebufo tenía una boca ancha y mandíbulas poderosas con dientes. El nombre del fósil es una combinación de una palabra griega y otra latina para significar rana demonio.

El parentesco suscita una duda paleontológica: la teoría corriente sobre el movimiento de los continentes indica que lo que ahora es Madagascar habría sido separada de América del Sur por el océano durante la era de Belcebufo.

¡Envia tu comentario!
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado.